lunes, octubre 17, 2016

En mi sitio...




Después de mucho tiempo creo que voy encontrando mi espacio, mi sitio.
Muchas cosas están cambiando dentro y fuera.
Sobre todo intento no olvidarme de jugar.

De pequeña no sabía coser, de hecho tardé muchos muchos años en aprender. Pasaba tardes enteras cogiendo las telas de mi madre y enroscándolas en mi cuerpo. A veces las sujetaba con alfileres pero sobre todo las sujetaba con cordones y otros trozos de tela. Una vez vi a un señor en la tele que lo hacía, me fascinó que hiciéramos lo mismo, el lucía como "profesional" y yo lo hacía para matar el aburrimiento. A veces, la gente de nuestro alrededor nos daña haciéndonos pensar que lo que nos gusta es un juego y por eso, una tontería, una "chiquillada". Y resulta que ese juego puede ser un día tu salida profesional, tu camino en la vida.

Realizar un "moulage" tan básico es muy curativo, puedes ver al momento acabada tu creación, y puedes interactuar con ella. Para mi, que me enrolo en proyectos de costura que duran meses, esto es muy satisfactorio.

Una amiga, a la que veía sólo varias veces al año, estaba fascinada por mi facilidad para "inventar" disfraces con cosas que tenía por casa. Venía, la "vestía" y se iba a actuar (era gogó y performer).
Tal vez por eso de tener siempre preparado un arsenal de prendas me cuesta tanto deshacerme de ellas y coser nuevas.


"Te contaré una historia:
Había una vez un espíritu capaz de doblegar el aire.
Capaz de crear cosas de la nada.
De encontrar belleza en las cosas más nimias.
Alzar la cabeza para oír las voces del bosque y 
responder ante ellas.
Ese espíritu recogía piedras y palitos y hacía casas para los habitantes del lugar.
Teñía tejidos con las lágrimas de los sapos,
 y éstas, sin necesidad de costuras,
creaban maravillosos atuendos para las hadas.
Esta historia jamás tuvo un principio, y jamás tendrá un final.
Es una historia que se crea mientras te la cuento.
Es un cuento que nunca acabará mientras sigas soñando despierto,
y jugando por la eternidad".

Y.V.M 





Materiales: 

Seda recuperada de la basura en tonos blanco roto, beige y verde.
Gasa beige
Alfileres
Ramas provenientes de poda (sauce llorón, abeto).
Elemento de forja (de una pieza rota).



2 comentarios:

Cassandra Jane dijo...

The photos are so hauntingly pretty.

http://orcmilk.org/

Guitarnina dijo...

Magico. Creatividad pura... instinto... <3

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...